De VW Pacheco a Scania Tucumán, Fernández sigue de Gira por Automotrices Evaluando Reinicio de Producción en Cuarentena

alberto2

Scania y Volkswagen tiene mucho en común. Ambas tienen lazos sanguíneos pues pertenecen al mismo grupo automotriz alemán con casa matriz en Wolfsburgo. Además de estar asociadas en Adefa, las dos dieron el puntapié inicial de la producción automotriz argentina en cuarentena, Scania fue la primera automotriz que largó con la fabricación de piezas para transmisiones y luego la siguió Volkswagen, no sólo con la de cajas en Córdoba sino que también fue la primera terminal en arrancar con las líneas de montaje para fabricar vehículos, en este caso, la pick-up Amarok. El presidente de la Nación, Alberto Fernández, las terminó de unir nuevamente esta semana, es que luego de bendecir el centro industrial de VW Pacheco el martes pasado, el mandatario argentino concretó lo mismo este jueves recorriendo las instalaciones industriales de Scania ubicada en la localidad de Colombres en la provincia de Tucumán. Lo hizo acompañado por el gobernador tucumano, Juan Manzur, ambos destacaron la importancia del reinicio de la actividad económica siguiendo protocolos estrictos que aseguren la salud de todos los actores involucrados y señalaron la importancia de retomar un camino de producción que asegure empleo y bienestar. Según se informó desde Presidencia de la Nación, se trata del primero de una serie de viajes que el primer mandatario realizará al interior para reunirse con autoridades y con las fuerzas vivas para evaluar el resultado de las medidas que se adoptaron para combatir la pandemia global y el paulatino retorno a una nueva normalidad. El centro fabril de Scania Argentina es una planta modelo que emplea a 550 personas y produce sistemas de transmisión que se exportan en un 100% a los mercados de Brasil y Europa para ser utilizados en los vehículos de la marca. El 27 de abril pasado, retomó su producción luego de la realización de una serie de obras tendientes a garantizar la seguridad de los trabajadores y proveedores. Para la empresa sueca el retorno de la fabricación de piezas le permite por un lado reinsertarse en la cadena productiva mundial de Scania donde es un participante clave y, por el otro lado, le permite tener una fuente activa de ingresos en momentos en que las ventas de camiones de la terminal en el mercado local están frezadas a raíz de la brecha cambiaria entre el dólar BNA y el blue que le ha bloqueado, por el momento, la reposición de unidades desde el Brasil.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp